Nada de nada

Hacer nada de nada es relajarse. Olvídate de tu vida diaria y simplemente déjate llevar por las sensaciones más sencillas: un paseo por el campo, sentir la hierba y el suelo bajo tus pies, o simplemente sentarte una tarde entera a leer tu libro favorito.

Un paseo por el campo observando las nubes, los animales, el terreno, ...

Caminar descalzo sintiendo la hierba bajo tus pies ...

Sentarte en una silla en nuestra terraza, con un buen libro, ...

.. regresar ..